marina escalona del olmo 

Foto editorial.png

Mi nombre es Marina Escalona del Olmo, tengo 56 años y soy Licenciada en Bellas Artes con la especialidad de pintura y pedagogía del dibujo.

Mi formación ha estado también centrada en la arte-terapia, pedagogía sistémica, CNV o comunicación no violenta, psicología transpersonal, PSYCHK o el trabajo sobre las creencias inconscientes

limitantes, y el conocimiento y manejo de las emociones, así como un amplio conocimiento de las pedagogías y propuestas educativas que favorecen un desarrollo integral y consciente del ser humano.

Mi propia experiencia personal como madre de niños con dificultades de aprendizaje y mi trabajo de profesora de adultos y adolescentes en los últimos 12 años, han sido la clave para desarrollar este trabajo que hoy disfruto compartiendo con aquellas personas que lo necesiten. 

Soy profesora de artes plásticas en Secundaria, creadora del Manifiesto Educativo Aprendemos Todos, y autora del libro del mismo nombre, publicado en 2018 por la Fundación SM.

Autora igualmente del libro "Mamá me he parado por dentro. Cómo cuidar el motor interior de tu hijo". publicado en 2022 por la editorial Desclée de Brower

 


 
Uno de mis talentos es aprender, aunque no me gustó el colegio, nadie me veía. Me licencié en Bellas Artes y la creatividad es mi gran compañera de viaje y trabajo cada día para que mis alumnos de arte en secundaria la redescubran en ellos.
Soy tri-madre pues cada uno de mis hijos me pide que sea una madre diferente, y ellos me llevaron a ver cuántos aprendizajes no están presentes hoy en día en la escuela.

Soy la creadora del manifiesto Aprendemos Todos y cofundadora de la asociación del mismo nombre, que trabaja para ayudar a familias y a colegios a hacer del aprendizaje el disfrute y llave del autoconocimiento que debiera ser para adultos y niños.

Me dedico a estudiar y conocer en profundidad todos aquellos campos que permiten un desarrollo integral del ser humano, así como aquellos colegios y enfoques educativos que ya están consolidados, y que demuestran con su hacer cotidiano que otra educación es posible.

Me gusta la familia aunque a veces duela. Me encanta la frase: "No me des nada que no quieras darme". Voy aprendiendo a pedir, a decir no, a andar descalza, y a estar por aquí abajo. Me gusta la gente que se acerca y te trata como si te conociera de toda la vida. En realidad, todos nos conocemos de toda la vida. Me encanta pasear en soledad por la naturaleza, pues me deja sin ruido y sin tiempo. Soy más de día que de noche, pero la luna llena me retiene sin condiciones. También soy rebelde, confiada, y bastante inocente. Siempre creo que todavía queda algo por hacer, y no pierdo la fe en ningún ser humano. Me gustan las camisas blancas, la ropa de segunda mano, hacer teatro, cantar a gritos en el coche, y bailar. Disfruto especialmente de hacer algo con muchas personas a la vez. Todos los días doy gracias a Dios por un día más de vida. Admiro por encima de todo la gente LIBRE, y yo pretendo vivir y morir libre, sobre todo de mí misma.